2019-02-23
oficina

Limpieza de oficinas y sus equipos

Limpieza general de los despachos y oficinas:

Lo primero es proceder a ventilar el despacho, abriendo las ventanas si fuera posible.

Después se vaciarán las papeleras;  caso de haber trituradora de papel se vaciará también, llevando el contenido de ambas al contenedor de reciclaje.

Lo siguiente en la lista, es quitar el polvo de las paredes y del techo, para ello se puede utilizar, bien un plumero, bien un cepillo alto al que previamente se le habrá colocado un paño.

Seguiremos con la limpieza de las puertas mediante el uso de un paño mojado en una solución jabonosa neutra.

Luego hay que proceder a la limpieza de cuadros y otros elementos decorativos utilizando para ello el plumero.

Después llega el turno de limpiar mesas, sillas y estanterías. Cuando sean de madera, la limpieza se llevará a cabo con un paño mojado en jabón neutro; si la madera es de contrachapado y hubiera perdido su brillo, para que lo recupere, haremos un mezcla con la misma cantidad de aceite de linaza y alcohol de quemar, mojaremos un paño de algodón y frotaremos suavemente, luego con un paño seco, procederemos a sacar brillo.

Si las sillas son de tela, primero habrá que aspirar el polvo y luego limpiarlas con un paño mojado en una solución de jabón neutro. Si las sillas fuesen de cuero, hay que utilizar un producto específico para limpiar el cuero; para limpiar las patas de las sillas hacerlo con un paño húmedo en una solución de jabón neutro con agua.

Posteriormente hay que barrer y recoger la basura del suelo, depositándola en el contenedor de basura.

Luego se fregarán los suelos y por último aplicaremos un ambientador.

 

Limpieza de los equipos:

Normalmente en una oficina los equipamientos son ordenadores, teléfonos, fotocopiadoras, impresoras, fax, etc…

El ordenador tiene la torre o CPU, la pantalla y el teclado, todos sus elementos, suelen atrapar mucho polvo.

Para limpiarlos correctamente:

Primero habría que desconectarlos de la corriente.

La torre se limpiará con un paño mojado en una mezcla de jabón neutro, también se puede utilizar un limpiador líquido que no haga mucha espuma.

Para proceder a limpiar las pantallas, se puede utilizar toallitas específicas para su limpieza. Jamás aplicar líquidos directamente, ni tampoco utilizar nunca una bayeta seca, ya que podríamos rayar la pantalla.

Para el teclado utilizaremos un cepillito entre las teclas, y, para limpiar las teclas usaremos un bastoncito mojado en alcohol.

 

No utilizar nunca agua ni ningún líquido ya que se dañarían los equipos; tampoco intentar limpiarlos por dentro.

 

Para limpiar teléfonos, centralitas y faxes:

Como siempre quitar la corriente.

Utilizar un paño húmedo con una mezcla de agua y jabón neutro todas las superficies

El micrófono se debe limpiar con un paño impregnado en alcohol, luego secarlo totalmente.

Para proceder a la limpieza de la fotocopiadora lo primero quitar la corriente.

Pasar un paño humedecido en un jabón multiusos y frotar toda la superficie de la máquina, que suele ser de plástico o metal. Nunca utilizar agua o líquidos directamente, nunca limpiar su interior.

2019-02-22
limpieza cocina

Limpieza de cocinas y comedores

Las salas que se destinen a comedores y cocinas, tienen que ser lo suficientemente amplias para que garanticen la salubridad tanto de los alimentos como de las personas que allí trabajan.

 

Limpieza de cocinas

Desde el inicio, lo más importante es que los alimentos sigan un cierto orden, desde la recepción de los alimentos crudos, hasta ser servidos a los clientes. Nunca un alimento ya cocinado debe pasar a una zona donde existan alimentos crudos, con el fin de evitar las contaminaciones cruzadas.

El orden a seguir sería recepción de alimentos crudos – guardarlos en el almacén, frigorífico o congelador – preparación de alimentos en cocina – servicio en mesa cliente.

La zona de elaborado de comida, debe estar, a su vez subdividida claramente, para evitar que productos en crudo, y los utensilios que allí se utilicen, se mezclen con productos ya elaborados.

También deberá haber pilas diferentes con agua fría y caliente para la limpieza de utensilios de cocina y alimentos.

Además se dispondrá de pilas independientes suficientes en todas las zonas de cocina, para la limpieza de las manos, con detergente desinfectante y rollos de papel secante.

El suelo debe ser anti deslizante, resistente, impermeable y de fácil limpieza. Si hubiese desagües, estarán cubiertos por rejillas y en perfecto estado.

Las paredes, puertas y techos serán lisos, y fáciles de limpiar y las esquinas estarán redondeadas.

Mientras se manipulan alimentos, las ventanas tienen que estar cerradas, para evitar que entren los insectos, y, las corrientes de aire, que podrían transportar a los gérmenes de una zona sucia a otra que esté limpia. Se deben poder desmontar de forma fácil para su limpieza.

Por lo que respecta a la iluminación tiene que ser la necesaria para que los trabajadores lo hagan de forma óptima.

Las superficies de trabajo deben ser lisas, de acero inoxidable, resistentes a los golpes y de fácil limpieza.

Encima de las fuentes de calor, deberá estar instalada una campana extractora de humos, de tamaño suficiente para poder extraer los vapores de las grandes cacerolas, sartenes y parrillas.

 

Limpieza de los útiles de cocina

Es aconsejable utilizar un jabón bactericida o añadir un desinfectante en el aclarado.

 

Si se lavan los utensilios a mano:

La primera pila la usaremos para  lavar en agua caliente (más de 45 grados) con jabón; la otra se usa para aclarar con agua muy caliente (más de 77 grados), con el fin de que los útiles de cocina queden esterilizados y se sequen de forma rápida. Secar al aire.

Cada vez que lavemos utensilios deberemos cambiar el agua, para evitar que las bacterias se multipliquen.

 

Si se lavan por medio de un lavavajillas:

Colocar todos los utensilios una vez eliminados todos los restos de comida con un cepillo. Cuando termine el ciclo de lavado, los dejaremos secar al aire y luego colocarlos en su sitio.

Para los recipientes más grandes como cacerolas, sartenes, etc., se seguirá el mismo procedimiento de lavado, para que estén libres de bacterias y no se contaminen con los siguientes usos. Las pilas de lavado deben ser lo suficientemente grandes para trabajar con holgura, y, en el aclarado se deberá mezclar el agua con lejía, luego se procederá a su secado con paños hervidos en un desinfectante.

 

Limpieza de la sala de cocina

Tiene que hacerse después de cada turno de comidas diariamente.

Lo primero será eliminar todo resto de comida, utilizando para ello un paño mojado en agua caliente mezclada con lejía.

Los útiles de corte, se frotarán con sal y se limpiarán con un jabón bactericida o con lejía disuelta en agua.

Barrer el suelo con un cepillo. Después se fregará con una mezcla de agua caliente con lejía.

 

Limpieza de los comedores

Deben de estar situados en sitios que no tengan malos olores, humos y estar lejos de lugares con fuentes de contaminaciones. También debe disponer de una buena ventilación. La entrada del público debe ser distinta a la entrada de personal (limpiadores, proveedores, personal de servicio) con el fin de evitar la contaminación cruzada.

Los elementos y materiales de su construcción deberán ser sólidos, resistentes, lisos y fáciles de limpiar.

Los suelos, deben ser lisos, anti deslizantes y ser lavables.

Las paredes, puertas y los techos serán lisos, de colores claros y lavables, evitando esquinas.

Las ventanas deben de poderse desmontar fácilmente para facilitar su limpieza.

La iluminación debe ser la necesaria para que no sea un peligro tanto para el público como para el personal de servicio.

 

Una vez terminado el servicio de comedor procederemos a su limpieza.

  1. Lo primero, será retirar toda la vajilla y cristalería utilizada, transportándola al área de limpieza.
  2. Retiraremos manteles y servilletas llevándolas al área de lavandería.
  3. Procederemos a barrer con cepillo o mediante un aspirador.
  4. Luego se fregará los suelos con una mezcla de agua caliente con lejía.
2019-02-21
limpiar suelos

Cómo limpiar los suelos

Los pavimentos que se utilizan en cualquier centro de trabajo deben ser los adecuados no solo al trabajo que se vaya a realizar, sino también, a la cantidad de personas que vayan a transitar a diario por él. También debe ser seguro, por lo que no debe resbalar, y además debe tener un buen aspecto.

 

Clasificación de los suelos:

Pueden ser de 3 tipos: blandos, medios y duros.

 

Suelos blandos

De tipo textil como alfombras y moquetas. Son muy cálidos y tienen un alto poder de aislamiento tanto acústico como térmico,  pero por el contrario no resisten mucho ni la humedad ni el desgaste, y, además debido al alto índice de porosidad que presentan, tanto el polvo como la suciedad se pegan a ellos muy fácilmente, con lo que deberemos hacer limpieza en profundidad bastante frecuentemente. Los hay de muchos tipos: algodón, lana, nylon, poliéster, etc.

*Para limpiar bien el suelo con moqueta, lo primero será pasar una aspiradora, luego quitaremos las manchas, utilizando para ello, un producto que se adecúe al tipo de moqueta que queramos limpiar, mojando un paño en el producto y aplicándolo directamente sobre la mancha, sin tratar de extenderla, después poner papel absorbente sobre la misma con un peso encima, cuando esté seca, pasar un cepillito para retirar los restos.

Los profesionales del sector limpieza, también utilizan una maquinaria especial de inyección extracción, con la que se encargan de aplicar el detergente adecuado al tipo de moqueta, y, la misma máquina se encarga de extraer la mancha después.

*De tipo plástico como los de goma, PVC y los de linóleo. Son muy resistentes, también son buenos aislantes tanto acústicos como térmicos, y, tiene un gran poder antideslizante, además son antibacterianos.

Para limpiar este tipo de suelos, lo primero es proceder a barrerlos, después con ayuda de una fregona bien escurrida procederemos a fregarlos con detergente que no sea alcalino, y, mejor que sea de PH neutro.

 

Suelos medios

Los suelos medios son los revestimientos de madera (pueden ser de madera blanda como el pino, el abeto o el arce y de madera dura como el nogal, el cerezo, el haya o el roble),  y los de corcho. Son muy delicados por lo que es necesario prestar atención en su mantenimiento. Es mucho menos resistente que el de goma a la abrasión.  Los de corcho tienen un alto poder de aislamiento tanto acústico como térmico.

Para limpiar los suelos de madera, lo primero será pasar la aspiradora, luego se procederá con una mopa impregnada en un producto específico para la madera, a efectuar un nuevo barrido, y, por último se procederá a secar el suelo. Si hubiese alguna mancha, para quitarla, habrá que utilizar un producto adecuado al tipo de madera que se trate.

Para evitar que el suelo de madera se arañe, hay que prestar atención especial, a mantener las ruedas del mobiliario perfectamente limpias de suciedad; también habrá que mantener felpudos y alfombrillas limpios, con lo que evitaremos que los pies lleven residuos a la madera.

Para limpiar los suelos de corcho pasaremos la aspiradora en primer lugar, luego mediante una fregona que esté bien escurrida, aplicaremos agua con detergente de PH neutro, por último secaremos el suelo.

 

Suelos duros

Aguantan muy bien el desgaste y son impermeables; además resisten muy bien las humedades, los disolventes y los productos alcalinos.

Clasificación según el material de fabricación:

*De piedra natural como granito, mármol, piedra o pizarra.

*De piedra artificial como baldosas de cerámica, porcelana o terrazo.

*De arcilla como el pavimento de gres, de gres cerámico o de gres esmaltado.

*De cemento como el hormigón fraguado o el hormigón rústico.

 

Por regla general, se puede utilizar maquinaria, que mediante un disco de lija que rota constantemente, procede a abrillantar los suelos.

Para mantener estos pavimentos se procederá primero a barrerlos, después mediante una bayeta secarlos para evitar resbalones.

*Los pavimentos de terrazo se rayan fácilmente y las manchas entran con facilidad, quitarlas lo antes posible utilizando detergente de PH neutro, NO utilizar nunca productos ácidos (lejía, vinagre, limón o sosa). Pese a lo anterior, es el que menos problemas de conservación tiene.

*Los pavimentos de mármol se limpian prácticamente igual que los de terrazo, aunque hay que utilizar un detergente con menor poder de abrasión. NO dejar humedad en ellos tras la limpieza, porque son muy resbaladizos.

*Los pavimentos de gres se limpian muy fácilmente. Lo primero es proceder a barrerlos; después fregar con un detergente de PH neutro, que no sea abrasivo. NO utilizar ningún tipo de cera, porque se quedarán muy resbaladizos.

2019-02-20
limpiar pared

Cómo limpiar las paredes

Cuando se va a limpiar una oficina o un centro de trabajo, nos encontraremos con varios tipos de acabado en las paredes. Las paredes dependiendo del servicio que presten en cada centro de trabajo, estarán fabricadas y recubiertas por distintos materiales.

 

Materiales que recubren las paredes

*Papel decorativo: Actualmente en el mercado existe una gran variedad y son de muy buena calidad, además son lavables.

*Tela, cuero y sintéticos: Hay de todo tipo de grosores, desde muy finas hasta muy gruesas.

*Baldosas de mármol: De gran calidad y elegancia, de muy fácil mantenimiento por lo que se usa en sitios de paso de mucha gente.

*Chapado de piedra artificial y cerámica: Revestimiento de arcilla cocida.

*Gres: Silicato de alúmina, que se ha cocido a una gran temperatura, se caracteriza por resistir muy bien el desgaste, las grasas y los golpes. Si lleva una capa de esmalte y se le somete a una nueva cocción, se denomina gres esmaltado. Si este último lo cocemos con menos grados obtendremos el semigres cerámico esmaltado.

*Baldosas cerámicas, comúnmente llamadas azulejos. Se encuentran con multitud de diseños y en todos los colores.

*Chapado de madera: Es un revestimiento de madera, que mediante pegamento se coloca en las paredes, lo hay de diferentes grosores. También se pueden encontrar chapados de otros materiales

*Laminados: Se colocan láminas muy finas como de dos milímetros de espesor en las paredes, se utilizan todo tipo de maderas (nogal, roble, caoba, etc.,)

*Materiales sintéticos: Sobre todo son utilizados en aquellos lugares que necesiten ser insonorizados o aislados.

*Losetas vinílicas: Al estar formadas por vinilo y asbesto, tienen propiedades ignífugas, además son lavables, son muy duraderas y también se consigue con ellas insonorizar habitaciones.

*Láminas metálicas: Se utilizan en lugares que necesiten mucha resistencia como en un  laboratorio o en una cocina.

*Aluminio: Es un revestimiento muy ligero, se instala fácilmente y resiste muy bien la corrosión rígido y a su vez liviano.

*Granito: Resiste especialmente bien los golpes y los impactos. Es un material especialmente resistente a las agresiones mecánicas e impactos. Hoy en día se fabrican en poliuretano esmaltado, tienen un gran poder impermeable, resiste muy bien el vapor y la humedad, de ahí, su uso en la cocina y en el baño por lo que pueden ser utilizados para baños y cocinas.

*Pintura y barniz: Es uno de los materiales más usados en las paredes, ya que es barata y su mantenimiento no es complejo.

 

Tipos de pintura:

*Pintura látex: La gran ventaja es que es lavable. Se presenta en acabado mate, con brillo o satinada, Puede ser mate, satinada o con brillo, o bien mezclada entre los tres acabados.

*Pintura al agua: Es la más barata, pero también es la que exige un mayor mantenimiento, va mezclada con agua y aplicada en las paredes de forma directa.

*Pintura esmalte: Es una pintura sintética que al aplicarla a la pared forma una película durable, flexible y resistente a la humedad. Es fácil de mantener.

 

Limpieza de paredes según sea el material

Paredes con pinturas o con barnices:

Verificar primero si la pintura y el barniz son lavables. Lo primero es quitar el polvo de la superficie a limpiar, luego lavaremos uniformemente, de arriba hacia abajo, las paredes con un mezcla de agua con detergente; después aclararemos con agua limpia y procederemos a secar la pared con un paño seco.

 

Paredes empapeladas:

Verificar que el papel es lavable, quitar el polvo de la pared que vayamos a lavar, eliminando las manchas que nos encontremos mediante miga de pan o con una goma de borrar, luego lavaremos con agua y detergentes neutros, de arriba hacia abajo uniformemente; después utilizaremos un paño seco para secar la pared lavada.

 

Paredes de cerámica:

Lo primero quitar el polvo de la superficie a limpiar. Después aplicar agua con detergente, frotando uniformemente de arriba hacia abajo. Para limpiar las juntas de las baldosas, utilizaremos un cepillo de cerdas duras al que le habremos añadido un producto que desinfecte (como por ejemplo lejía). Si lo que se necesita es renovar las juntas, aplicaremos masilla y dejaremos secar, quitando luego el sobrante.

Luego aclararemos muy bien y procederemos a secar la cerámica con una bayeta seca.

 

Paredes de madera:

Quitaremos el polvo en primer lugar, después utilizaremos, si es lavable, agua con detergente neutro, y, si no es lavable, un producto específico para la madera, El producto que se utilice, se aplicará en la dirección de la veta de la madera uniformemente. Después enjuagaremos con un paño mojado en agua limpia, luego secaremos la pared.

 

Paredes de granito:

Lo primero quitar el polvo de la superficie a limpiar. Después aplicar agua con detergente, frotando uniformemente de arriba hacia abajo.

 

Paredes enteladas:

La forma de limpiar las paredes enteladas dependerá del tipo de tela, de la forma en que esté colocada la tela, y de los colores.

Una vez verificadas las situaciones antes citadas, procederemos a quitar el polvo con un aspirador. Después aplicaremos la espuma para telas indicada en cada caso (seguiremos las instrucciones de cada fabricante).

2019-02-19
suelo madera

¿Cómo limpiar la madera?

La madera, proviene de los árboles, es una materia viva, que, está compuesta por celulosa, lignina y resina principalmente.

 

Fundamentalmente podemos dividir la madera en 2 grandes grupos:

  1. Las maderas blandas como el pino y el abeto, utilizadas comúnmente por los obreros en la construcción, para fabricar las vigas y otras estructuras que soportan grandes cargas, y,  por los carpinteros para realizar las partes más bastas de los muebles.
  2. Las maderas duras como el nogal, la caoba, el haya o el arce, usadas por los carpinteros para fabricar los muebles y otros revestimientos.

 

¿Cómo procederemos a limpiar la madera correctamente?

Lo primero es distinguir la madera natural de la melanina, esta última se utiliza mucho actualmente por ser más barata, y, no necesitar un tratamiento de limpieza tan exhaustivo.

La madera la podemos encontrar al natural, barnizada o pintada.

 

Madera natural

La mejor forma de limpiar una madera natural es utilizar un paño de algodón previamente humedecido en una mezcla de agua y vinagre. También podemos utilizar una bayeta mojada en aguarrás mezclado con trementina; y, luego hay que sacar brillo con otro paño seco.

*Si nuestro mueble estuviese encerado, lo limpiaremos pasando sobre ellos un paño mojado en leche caliente.

*Si lo que necesitamos es limpiar luna mesa de madera natural una buena solución es utilizar jabón de lavavajillas con 2 gotas de amoníaco mezcladas en agua caliente.

*Si encontramos manchas de vasos o botellas en una mesa de madera natural, bastará con que se frote con un tapón de corcho par que desaparezca la mancha.

*Si lo que hay que limpiar son muebles antiguos, en los que hay manchas pegajosas, las eliminaremos con una mezcla de agua y vinagre; otra fórmula buena es frotarlas con un paño mojado en gasolina.

*Si lo que tienen son manchas de grasa, tanto el aguarrás como la trementina las quitarán.

*Si nos encontramos con manchas de café, vino o fruta también el aguarrás y la trementina nos ayudaran a limpiarlas.

*Si nos encontramos con manchas de quemaduras, lo mejor es lijarla suavemente con una lima, después humedecerla con aceite de linaza y finalmente pasaremos un paño seco para darle brillo.

*Para quitar los arañazos es muy efectivo frotar la superficie con una mezcla de pasta de dientes y aceite, luego dejaremos que se seque y quitaremos el sobrante con un paño, luego enceraremos, si fuesen muy profundos, primero lijaremos la madera y luego aplicaremos cera caliente.

*Para sacar nuevamente el color original a un mueble de madera blanca, habrá que lavarlo con una mezcla de compuesta de 10 partes de agua + una parte de lejía y después aclararemos  con agua a la que añadiremos un poco de amoníaco.

*Para limpiar las láminas de las persianas bastará con utilizar jabón neutro.

*Para limpiar un armario de madera, bastará con encerarlo con alguna cera que lleve siliconas una vez al mes. Para evitar plagas de insectos en el interior, frotaremos las  esquinas y el interior de los cajones con petróleo o con trementina; y añadiremos bolas de naftalina contra las polillas. La humedad dentro de los armarios, se podrá evitar colocando bolsitas de tela llenas de sal o de arroz.

 

Madera barnizada

La madera barnizada es muy fácil de limpiar, basta con pasar un paño mojado y después un producto especial para madera barnizada.

Generalmente basta con utilizar un paño húmedo y después aplicar un producto específico para quitar las manchas de los dedos. También se puede utilizar un poco de champú para el cabello diluido en agua; secar y pulir con un paño seco.

*Si son de nogal bastará con pasar un paño mojado en leche, y después otro seco para sacar todo el brillo.

*Si son de roble, hacer una mezcla compuesta por un litro de cerveza, una cucharada de azúcar, dos cucharadas de cera de abeja, fundir la mezcla, dejar que se enfríe y frotar con una bayeta.

*Si lo que queremos es recuperar el brillo de un mueble barnizado, lo más práctico es que frotemos un paño de algodón mojado en una mezcla de partes iguales de gasolina y aguarrás.

*Si los muebles han perdido el brillo por el sol o por la humedad, aplicaremos con una bayeta de algodón mojada en una mezcla de alcohol, aceite de linaza y limón a partes iguales.

*Si el barnizado estuviese muy sucio, hay que frotar con un paño mojado en agua muy caliente con un chorrito de vinagre.

*Si el barnizado estuviese un poco levantado, lijaremos suavemente la zona y aplicaremos nuevamente una capa del mismo barniz para igualar el mueble, si la parte levantada es grande, habrá que efectuar un decapado, y luego procederemos a lijar la zona, por último daremos dos manos de barniz.

 

Madera pintada

Son los más fáciles de limpiar. Si la pintura está bien conservada, será suficiente con pasar primero una bayeta de algodón seca, para quitar el polvo, y, después pasaremos un paño de algodón humedecido con agua por toda la superficie.

Otra forma de clasificar la madera, es en madera de interior (pino, nogal, fresno, cerezo o roble) y madera de exterior (maderas tropicales, teca).

  1. La madera de interior estarán barnizadas y podremos encontrarlas con dos acabados: poro abierto, que presenta un aspecto natural y es rugoso al tacto y poro cerrado, mucho más liso y uniforme al tacto. Para su limpieza utilizaremos un producto específico que contenga cera.
  2. La madera de exteriores de poro abierto, para su limpieza emplearemos agua con jabón y después aclararemos bien.
2019-02-18
soldador

Molestias en el trabajo por malas posturas

Molestias en el cuello

Síntomas:

Sentir con frecuencia dolor, rigidez y/o entumecimiento.

Causas principales:

Colocar la cabeza en posturas forzadas, mantenerla en la misma posición durante mucho tiempo, hacer movimientos repetitivos con los brazos o con la cabeza o bien hacer mucha fuerza con los brazos o con las manos.

 

Molestias en la espalda

Síntomas:

El dolor se  localizará en la parte baja de la espalda o incluso se extenderá por las piernas.

Causas principales:

Levantar, sujetar, empujar o tirar de cargas pesadas. Colocar el cuerpo en posturas forzadas girándolo o inclinándolo hacia los lados o hacia delante, hacer un trabaja físico muy fuerte, trabajar con muchas vibraciones en las piernas que subirán hasta el tronco.

 

Molestias en los hombros

Síntomas:

Padecer dolores o rigidez en los hombros.

Causas principales:

Colocar los brazos en posturas muy forzadas, efectuar movimientos muy repetitivos con los brazos, mantenerlos en la misma posición mucho tiempo y/o utilizar mucha fuerza con manos o brazos.

 

Molestias en los codos

Síntomas:

Sentir dolor en el codo aun sin moverlo.

Causas principales:

Efectuar un trabajo repetitivo utilizando mucha fuerza con las manos.

 

Molestias en las muñecas

Síntomas:

Sentir un dolor que sube por el antebrazo, con hormigueos y a veces se nos dormirán los dedos pulgar, índice y medio.

Causas principales:

Trabajar de forma repetitiva utilizando mucha fuerza manual o en posturas muy forzadas.

 

Cómo prevenir las molestias y lesiones en el puesto de trabajo: Leer más

2019-02-17
transportistas

Medidas de prevención lesiones en el trabajo

Si estamos sentados trabajando hay que estar con la espalda recta y mirando de frente y por debajo de nuestros ojos. Utilizaremos las herramientas situándolas a la distancia correcta (tornos, fresadoras, ordenadores).

No hay que manipular cargas pesadas manualmente, utilizar si es posible ayuda mecánica o eléctrica.

Las cargas pesadas hay que levantarlas bien por debajo de las rodillas o bien por encima de los hombros, evitando inclinar el tronco demasiado hacia adelante o girarle hacia detrás sin apoyos.

Reducir la intensidad del trabajo físico pesado, introduciendo pausas muy frecuentes, o alternándolo con actividades más ligeras que no fuercen la espalda.

Si trabajamos con vibraciones que pasan de las piernas al cuerpo, utilizaremos amortiguadores de las mismas (obreros de la construcción con martillos percutores, carretilleros, camioneros).

Para evitar los trabajos repetitivos hacer pausas de 2 minutos cada poco tiempo y cambiar de pautas idénticas si es posible.

Apoyar los antebrazos, siempre que se pueda, reduciendo la fuerza que hacemos con las manos y con los dedos. Agarrar los objetos con todos los dedos flexionados evitando trabajar con el codo completamente extendido o doblado.

No utilizar la mano para golpear los objetos ni sostener objetos con superficies resbaladizas. Para ellos usaremos aparatos que nos faciliten el agarre y utilizaremos unos guantes adaptados a nuestras necesidades.

 

Resumiendo:

 

− Fuerza (utilizando medios mecánicos y un buen agarre)

+ Buena postura (evitando mala postura en levantamiento y posturas o estiramientos forzados)

− Repeticiones (haciendo pausas, organizando turnos, utilizando herramientas mecánicas)

= Reducción de riesgos

 

 

Aligerar la manipulación de cargas

Evita la manipulación manual de cargas usando ayudas mecánicas, como cintas transportadoras, polipastos, carretillas y si no se puede:

 

Reduciremos las manipulaciones muy frecuentes y prolongadas y evitaremos manipular la carga alejándola mucho de nuestro cuerpo. No la manipularemos con una sola mano o en postura sentada, para ello las cargas deben poseer agarres adecuados.

Lo puestos de trabajo deben tener el suficiente espacio para poder adoptar una postura correcta en la manipulación.

Cuando se manipulen cargas en sitios muy fríos, calientes, contaminados o sucios, deberá usarse ropa de trabajo que nos proteja frente a estos elementos: ropa de frío como anorak, chaleco acolchado, guantes y gorros que nos aíslen.

La forma de manipular la carga correctamente es con el tronco recto, la carga pegada al cuerpo y llevando las rodillas flexionadas si tuviéramos que levantar la carga del suelo.

 

Aligerar las tareas repetitivas

Evitar los ciclos de trabajos muy cortos y repetitivos, cambiando de tarea repetidamente dentro de la jornada habitual.

Para ello si se puede, rotaremos entre puestos de trabajo evitando así la sobrecarga de los brazos.

Otra buena medida es hacer pausas cortas frecuentemente mejor que pausas largas pocas veces.

Los utensilios de trabajo deben de encontrarse cerca del trabajador, ser adecuados a su trabajo y tener agarres adaptados ergonómicamente para evitar presiones de bordes afilados sobre la mano, el codo o la axila. También hay que evitar que las herramientas provoquen vibraciones y sacudidas excesivas en las manos.

 

Aligerar la fuerza

No aplicar demasiada fuerza ni muy repetida con las manos o con zonas del cuerpo de poca masa muscular.

Para ello se utilizará máquinas y herramientas que ayuden a evitar o minimizar el uso manual de la fuerza. Para ello minimizaremos la fuerza que se necesita para la utilización de control o mandos pero siempre sin que se puedan conectar de forma involuntaria.

Será mejor empujar con los brazos en vez de tirar de la carga. Hacer fuerza hacia abajo en lugar de hacerla hacia arriba o bien hacerla de frente o hacia los lados del cuerpo.

Todas las herramientas y utensilios que utilicemos deberán mantenerse limpios de grasa, polvo o de suciedad, sobre todo en las zonas de agarre para evitar que la mano pueda resbalar o tener que aplicar una fuerza mayor de la necesaria para utilizarlos.

Toda la ropa de trabajo se debe adaptar muy bien a la mano y al cuerpo.

 

Aligerar las posturas de trabajo

Hay que evitar mantener durante mucho tiempo o de forma repetitiva posturas forzadas de cualquier parte del cuerpo.

Para ello nuestro puesto de trabajo debe tener el suficiente espacio, estar bien iluminado y adaptado a nuestro trabajo, adaptando el mobiliario si fuese necesario.

Se alternarán las tareas que exijan adoptar posturas muy forzadas con otros que sean más livianos y si es posible, haremos pausas muy cortas y frecuentes.

También debemos alternar la posición de trabajo, entre estar sentado, de pie y andando.

Colocaremos las herramientas que se tengan que agarrar con frecuencia, delante, enfrente y cerca de nosotros, evitando así poner posturas forzadas con los brazos y manos.

Todo lo que haya que mirar debe estar enfrente y por debajo de la vista del trabajador con el fin de evitar los giros e inclinaciones excesivas de la cabeza y del cuello.

 

2019-02-16
calzado seguridad

Normas ISO para calzado seguridad

En España AENOR, la Asociación Española encargada de la normativa, dicta unas normas que garantizan unos niveles de calidad y seguridad, expidiendo unos certificados llamados Normas UNE EN ISO.

Los certificados los otorga una vez comprobado que los materiales de los productos superan los estándares fijados en la normativa vigente.

 

Normas ISO para calzado seguridad

  • Calzado para uso profesional: UNE-EN ISO 20345:2012, UNE-EN ISO 20346:2005, UNE-EN ISO20346:2005/AC: 2007, UNE-EN ISO 20346:2005/A1:2008, UNE-EN ISO 20347:2013
  • Calzado resistente al corte por sierra de cadena: UNE-EN ISO 17249:2005, UNE-EN ISO 17249:2005/A1:2007
  • Calzado protector frente a productos químicos: UNE-EN 13832-2:2007, UNE-EN 13832-3:2007
  • Calzado para bomberos: UNE-EN 15090:2012
  • Calzado aislante de la electricidad para trabajos en baja tensión: UNE-EN 50321:2000
  • Calzado frente a riesgos térmicos y salpicaduras de metal fundido: UNE-EN ISO 20349:2011
  • Calzado para motoristas: EN 13634:2012

Marcado:

El calzado debe ir marcado con la siguiente información:

  • Nombre, marca registrada u otros medios de identificación del fabricante.
  • Año de fabricación y, al menos, trimestre.
  • Talla.
  • Marca CE     CE
  • Número del Organismo Notificado que le ha realizado el último control de calidad de la producción, si es aplicable  YYYY
  • El número y la fecha de la norma.
  • Símbolos correspondientes a la protección ofrecida de acuerdo con la tabla.

Requisitos básicos y adicionales:

Incluyendo resistencia al deslizamiento que irán marcados con SRA, SRB o SRC, según su tipo de protección.

Para que un calzado de trabajo se considere EPI, debe cumplir al menos uno de  los requisitos opcionales: P, C, A, I, HI, CI, E, AN.

cuadro1

cuadro2

cuadro3

cuadro4

 

 

 

Fuente: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo

2019-02-15
algodon

Tejidos procedentes de fibras naturales

Entre las fibras naturales más utilizadas para la fabricación de tejidos se encuentra el algodón, la lana y el lino. Vamos a ver alguna de sus características y propiedades y a recomendar como es aconsejable proceder para lavar y planchar las prendas confeccionadas con estos tejidos para que se mantengan como nuevas con el transcurso de los años.

 

Algodón

El algodón es una fibra natural vegetal utilizada desde la antigüedad para la fabricación de tejidos. Debido a sus propiedades físico-químicas, se utiliza para confeccionar prendas de vestir y ropa de casa, es decir, camisetas, polos, calcetines, servilletas, manteles, sábanas, etc.

Sus características hacen posible que, en  el proceso de fabricación, se pueda mezclar con otras fibras, naturales o sintéticas, así como someter a diferentes tratamientos, todo lo cual contribuye a que el consumidor encuentre en el mercado una gran variedad de colores y texturas.

Normalmente, el tejido de algodón no suele generar problemas en su lavado. Una de las mayores dificultades que se puede plantear es que el color original se vea alterado, o que la pieza se deforme o encoja, especialmente si se lava por primera vez. Además, la pérdida de color podría afectar también a otras prendas que se encuentren en contacto con aquélla, manchándolas y deteriorándolas.

Por eso y antes de nada, conviene asegurarse de cuál es la composición del tejido. Todas las prendas deben incluir claramente en su etiqueta las fibras de que están confeccionadas, así como el porcentaje de cada una de ellas.

Las prendas fabricadas exclusivamente de algodón pueden lavarse sin problemas en la lavadora, incluso se pueden someter a altas temperaturas y a un centrifugado intenso. Sin embargo y para que duren más, es recomendable  utilizar programas menos agresivos, lavarlas en frío o a 40º C, y emplear centrifugados menos intensos. Un  tratamiento más suave prolongará la vida de la prenda, mantendrá su color más tiempo y evitará que se deforme o encoja.

También es aconsejable hacer un primer lavado con la prenda sola o con otras prendas  similares en color.

Si la prenda estuviera muy manchada, es preferible sumergirla previamente en agua con detergente durante unos minutos, o aplicar el detergente directamente sobre las machas de la prenda húmeda. De esta manera, se ablandarán y pueden incluso desaparecer  completamente.

En caso de que el algodón esté mezclado con otras fibras más delicadas, como pueda ser la seda, conviene extremar las precauciones y seguir estrictamente las instrucciones del fabricante. En estos casos puede ser conveniente lavar la prenda a mano y olvidarse de la lavadora.

En lo que se refiere a la plancha, en general las prendas de algodón pueden salir de la lavadora bastante arrugadas. Para evitar en lo posible que se arruguen, un buen truco es intentar tender nada más terminar el programa de lavado, evitando dejar la ropa húmeda más tiempo dentro del tambor de la lavadora. También los programas que incluyen un centrifugado potente contribuyen a arrugar más la ropa.

Por este motivo, sería conveniente tender la prenda lo más estirada posible en una percha de plástico, evitando hacerlo en perchas de madera que podrían transferir sus pigmentos directamente a la prenda, manchándola. Si la prenda es de color, especialmente si se trata de prendas de coloración roja, marrón, azul o negra, hay que evitar que la luz solar incida directamente sobre ella. Si esto no es posible, se aconseja tender la prenda del revés o, si no,  por la noche.

También es conveniente plancharlas antes de que se hayan secado completamente y utilizar planchas con vaporizador e, incluso, humedecer la prenda con un espray de agua. Además, como aguantan perfectamente el calor, se puede seleccionar una temperatura elevada. 40ºC es lo más aconsejable, pero pueden aguantar bien los 60 ºC.

En el caso de que se trate de una camiseta con alguna impresión plástica, tipo transfer, hay que plancharlas del revés, pues en caso contrario el calor de la plancha despegará el dibujo, que quedará adherido a la superficie de la plancha, con el consiguiente trastorno.

 

Las prendas más comunes 100% de algodón son las camisetas de manga corta y manga larga y sudaderas con o sin capucha.

camisetas algodón

 

Lana

La lana, como el algodón, es una fibra natural, pero en este caso tiene un origen animal. Esta naturaleza aconseja a tratar las prendas de lana con ciertos cuidados. Pueden ser lavadas en la lavadora, utilizando un programa especial, en el que la prenda no es sometida a centrifugado.

Eso significa que va a salir de la lavadora con mayor humedad que en los otros casos y conviene dejar secar la prenda horizontalmente, lejos de focos de calor.

Conviene que la temperatura de lavado sea fría, y si se prefiere lavar a temperaturas más elevadas, no superar los 40 º C.

También es aconsejable utilizar detergentes específicos para lana, que dejan el tejido esponjoso y evitan que encojan. Si se decide lavar la prenda a mano, se puede dejar la prenda en remojo durante unos minutos con agua f ría, en la que previamente se ha disuelto el detergente especial para lavar lana, y frotar suavemente. Enjuagar en agua fría o templada y añadir unas gotas de vinagre que ayuda a mantener el color y la textura de la prenda. No escurrir ni retorcer la prenda para eliminar el agua. Finalmente, estirarla sobre una toalla que absorba el resto de humedad y dejar secar en un tendedero horizontalmente para que no se deforme.

Para planchar, si es que fuera necesario, utilizar un paño de algodón limpio, de color claro, encima de la prenda, de esta manera se evitarán brillos y que el calor queme o estropee el tejido.

Aquí encontramos pantalones con lana, chaquetas y jerseys que llevan mezcla con lana.

jerseys lana

 

Lino

El lino es un tejido natural de origen vegetal. Las prendas fabricadas con lino son muy resistentes, aunque algo ásperas, no tan suaves como las de algodón. El tejido es ligero y, como sucede con el algodón, muy recomendable para la confección de prendas frescas, utilizadas cuando la temperatura ambiental es más calurosa.

El mayor inconveniente del lavado del lino es que puede encoger, además, se arruga con mucha facilidad. Se puede lavar en agua fría, aunque también se puede lavar en caliente. El planchado no es fácil. Lo mejor es no esperar a que la prenda se haya secado completamente y utilizar la plancha a altas temperaturas. Es aconsejable utilizar el vaporizador de la plancha o, si  no se tuviera, aplicar sobre la prenda agua en spray.

 

Seda

La seda es una fibra natural procedente de las larvas de los gusanos de la seda. Se sabe que los primeros artesanos fueron de origen chino y su fabricación se remonta al tercer milenio antes de Jesucristo. Su uso estaba reservado a la familia imperial china, pero poco a poco se fue extendiendo a otros estratos sociales y a otros países, como Italia.

Por otro lado, siempre se ha considerado un producto de lujo, por la elegancia y la caída que presentan las prendas con ella fabricadas.

Entre las prendas de seda se encuentran pañuelos, corbatas, ropa interior, vestidos y blusas de alta costura, etc. Es un buen aislante de la temperatura, por lo que sus prendas proporcionan calor en invierno. También se fabrican prendas para el hogar, como cortinas, tapicerías, alfombras, etc.

Muchas de sus aplicaciones han ido siendo sustituidas por fibras artificiales, como el nylon.

Debido a esa característica de aislante, es poco transpirable y la prenda tiende a tomar olor fácilmente, por eso hay que lavarla cada vez que se usa.

Si es posible, conviene hacerla limpiar por profesionales, en tintorería ya que el agua y el detergente puede deteriorar la prenda, especialmente pueden afectar a los colores originales. Suele desteñir, por lo que si se decide lavar en casa, hay que lavarla a mano, con detergente suave neutro para prendas delicadas y de bebés. No frotar.

Una vez lavada, tender en horizontal, pues si se cuelga de una percha o de la cuerda, pueden sufrir una deformación. Hay que evitar que el sol incida directamente. Normalmente, las prendas de seda no necesitan plancha, pero en caso contrario, se aconseja que la prenda esté todavía con humedad y elegir una temperatura suave o media.

Lo más común es encontrarnos es corbatas de seda.

 

 

Cáñamo

Los filamentos de esta fibra se encuentran en una planta del mismo nombre perteneciente a la familia de las cannabáceas, y que,  normalmente se encuentra en climas templados y húmedos. Se elabora de forma parecida al lino. Con ella se  fabrican tejidos rústicos. No es muy resistente al lavado.

 

Yute

Se extrae de  las tiláceas, plantas que se cultivan principalmente en la India y en China. Para conseguir la fibra los tallos de la planta, primero se secan, luego se maceran y después se sigue el proceso de forma parecida a la utilizada con el lino. Con el yute se fabrica sacos y bolsas, si como alfombras y otros tejidos que se usan en decoración.

 

Vidrio

Sustancia que se obtiene por fusión y posterior y enfriamiento rápido de óxidos de sílice junto con otros elementos; con ella se fabrican las fibras de material aislante.

 

Amianto

Proviene del asbesto, da fibras flexibles, finas y sedosas  y normalmente son utilizadas para la fabricación de tejidos ignífugos.

2019-02-14
lavadora

Quitar manchas comunes de la ropa

Mancha de acuarela

Cuando es reciente presionar de forma suave con un trapo mojado en amoníaco diluido.

Si está seca presionar de forma suave con un trapo mojado en aguarrás.

 

Mancha de alcohol

Utilizar papel absorbente y luego aplicar un trapo humedecido.

Si es antigua aplicar primero una mezcla a partes iguales de alcohol y agua y luego aplicar ácido, por último lavar como de costumbre.

En fibras sintéticas mezclar jabón de lavavajillas con agua a partes iguales. Después lavar con normalidad.

 

Mancha de alquitrán

Quitar lo más posible con una espátula y luego aplicar agua mezclada con limón o aguarrás, después lavar como de costumbre.

En trajes de baños o bañadores aplicar aceite de girasol y posteriormente lavar.

 

Manchas de barro

Dejar que se seque para luego cepillar.

Si queda marcas lavar con agua y jugo de limón y después con detergente.

 

Mancha de betún

Quitar lo máximo que se pueda con una cuchara y luego aplicar aguarrás.

 

Manchas de bolígrafo

Si es reciente quitar todo lo que se pueda con un trapo.

Si no es reciente probar con un algodón mojado en agua, humedeceremos la mancha y quitaremos lo máximo posible.

Después de esto, colocar un trapo debajo de la mancha y mojar la mancha con alcohol o bien con quitaesmalte. Ayudándonos de otro trapo quitaremos lo máximo posible y repetiremos las veces que haga falta.

También se puede utilizar para hacer el proceso antes citado espuma de afeitar o vinagre blanco.

Otro proceso sería sumergiendo la prenda en un cubo con limón o bien con leche tibia.

En algodón blanco lo mejor es el jugo de limón, también se puede utilizar alcohol.

 

Mancha de calcomanía

Empapar con vinagre blanco y pasados unos minutos, lavar normalmente.

 

Mancha de cemento

Utilizar un trapo humedecido en vinagre blanco, aclarar y lavar como de costumbre.


Mancha de cera

Rascar lo que se pueda con una espátula. Echar muy despacio agua muy caliente sobre la mancha.

Si son tejidos delicados aplicar papel absorbente sobre la mancha para luego planchar sobre ella. Repetiremos las veces necesarias para su absorción.

 

Mancha de cera depilatoria

Aplicar un trapo humedecido en alcohol para frótalo sobre la mancha presionando.

Si la mancha no es reciente utilizar papel absorbente y aplicar calor. Luego sumergir la prenda en un cubo con alcohol y después lavar con normalidad.

Otro método es mezclar agua hirviendo con aceite y sumergir la ropa en ella.

También con quitaesmaltes o acetona frotando con un trapo la mancha.

Si son tejidos delicados utilizaremos un quitaesmalte que no lleve acetona.

 

Mancha de desodorante

Para prendas de color

Utilizar vinagre blanco mezclado con bicarbonato (2 medidas de vinagre, 1 medida de bicarbonato, 2 medidas de agua muy caliente y 1 cucharadita de jabón del lavaplatos) aplicar sobre la mancha, dejar un par de horas reposando y lavar normalmente.

Para prendas blancas

Frotar sobre la mancha con jabón sólido, cuando aparezca la espuma aplicar una pasta de bicarbonato y agua, dejarla dos horas y lavar como de costumbre.

Si acaba de mancharse aplicar una toalla húmeda en la zona y frotar.

Otra opción es aplicar agua oxigenada diluida en agua, después lavar como de costumbre.

 

Mancha de escayola

Quitar la escayola con una espátula y luego presionar con un trapo mojado en vinagre.

 

Mancha de esmalte de uñas

Si es reciente quitar lo más posible con una toallita.

Si es antigua raspar con una cuchara lo más que se pueda, humedecer un trapo con acetona y frotar con cuidado, luego lavar como siempre.

Otra opción es probar a echar polvos de talco sobre la mancha, dejar actuar y lavar normalmente después.

Prendas de seda y lana si la mancha es reciente quitar todo lo que se pueda con papel absorbente; aplicar un trapo mojado en éter y frotar con suavidad. Después lavar con agua templada y con un detergente especial para seda y lana.

 

Mancha de espuma del pelo

Aplicar espuma de afeitar a la mancha, dejar unos minutos y lavar normalmente.

 

Manchas de grasa de motor o de máquinas

Sumergir en agua tibia tan pronto como se pueda; luego lavar con agua caliente y líquido lavavajillas.

Otra opción es poner sobre la mancha unas gotas de alcohol, dejar unos minutos y sumergir la ropa en agua con detergente 10 min. Posteriormente lavar con normalidad.

 

Mancha de hierba

Mojar la mancha con vinagre, dejar reposar y lavar como de costumbre.

Si aún persiste, mojar un trapo en alcohol y frotar con suavidad. Lavar con normalidad.

Prendas de algodón frotar con un trapo mojado en jugo de limón, luego lavar normalmente.

Y si son tejidos delicados emplear alcohol o amoniaco diluido en agua.

 

Mancha de hollín

Echar polvos de talco y luego cepillar.

 

Mancha de humedad

Mezclar 30 grs de jabón blanco con 30 grs de almidón con 15 grs de sal fina + jugo de limón.

 

Mancha de lápiz de labios

Varios métodos:

  1. Frotar con un trapo mojado en éter, luego lavar con normalidad.
  2. Aplicar detergente líquido diluido en agua, dejar reposar 15 min, después lavar la prenda.
  3. Con glicerina líquida diluida en 3 partes de agua sobre la mancha, frotar con cuidado y luego lavar como de costumbre.
  4. También se puede hacer una pasta con aspirinas y agua y aplicarlo a la mancha, dejar reposar media hora y lavar normalmente.
  5. Mojar un trapo en el alcohol y frotar la mancha con cuidado, luego lavar como siempre.
  6. Mezclar a partes iguales amoniaco y agua, mojar la prenda manchada, dejar reposar dos minutos, luego secar un poco la mancha. Repetir las veces que se necesite.
  7. Frotar con suavidad con tiza blanca, luego cepillar y lavar la prenda.
  8. Con vaselina frotar con suavidad y luego lavar normalmente.
  9. Con crema dental blanca aplicar en la zona, luego lavar normalmente.

 

Mancha de lejía

Actuar tan pronto como sea posible mojándola con alcohol, luego lavar con normalidad.
Si la lejía ya ha decolorado la prenda tan solo podremos teñirla con tinte de ropa.

 

Mancha de maquillaje

Despegar la mancha con esencia mineral, luego aplicar polvos de talco para quitar los bordes.

Por último aplicar detergente líquido que tenga PH neutro diluido en agua templada y frotar la mancha con suavidad.

 

Manchas de máscara de pestañas

Aplicar una mezcla de agua con amoniaco y luego lavar con jabón líquido.

 

Mancha de moho

Dejar la ropa al aire un rato, luego poner la prenda en una mezcla de bicarbonato, limón y agua.


Mancha de nicotina

Con alcohol de 90°.

 

Manchas de orina

Meter lo antes posible la prenda en un recipiente con agua fría y detergente líquido durante treinta minutos. Luego lavar como de costumbre.

Otra opción es utilizar amoníaco al 28% o con agua oxigenada.

Si es lana usar vinagre blanco diluido en agua.

 

Mancha de excrementos

Lavar rápidamente con agua templada o aplicar amoníaco al 28% o con agua oxigenada.

 

Mancha de excremento de pájaro

Presionar con suavidad con un trapo humedecido en amoníaco o en lejía.

 

Mancha de óxido

Tenemos varias opciones:

  1. Mezclar bicarbonato o sal con jugo de limón, aplicarlo sobre la zona y poner la prenda en un lugar soleado durante dos horas, luego aclarar en agua fría y lavar como siempre.
  2. Aplicar sobre la mancha vinagre blanco y añadir sal; dejar que seque en un lugar soleado, luego aclarar y lavar como de costumbre.
  3. Con lavavajillas añadir una cucharadita de jabón lavavajillas en un vaso de agua templada y ponerlo sobre la zona. Dejaremos que se seque durante unos minutos y luego aclararemos para lavar normalmente.

 

Mancha de papel carbón

Frotar con suavidad con un trapo mojado en amoníaco.

 

Mancha de pegamento

Aplicar un trapo humedecido en alcohol o en disolvente, luego lavar normalmente.

También puedes utilizar un trapo humedecido en vinagre blanco, luego aclarar y lavar normalmente.

 

Mancha de perfume

Aplicar amoniaco en la ropa seca, dejar reposar unos minutos y luego lavar con jabón como habitualmente.

 

Manchas de pintura

Quitar lo que sobre con una espátula utilizando un disolvente de pintura, dejar reposar un cuarto de hora, y luego lavarla con normalidad.

Si la pintura es de base oleosa pasar un papel absorbente, luego lavar con normalidad.

También podría aplicarse en la zona jabón líquido, dejar unos minutos y lavar como siempre.

Si la pintura es de base de agua no debemos dejarlo secar, limpiar inmediatamente. Mojar abundantemente con agua caliente y con detergente anti manchas, aclarar y lavar a mano con un jabón normal.

 

Mancha de plastilina

Dejar secar, luego cepillar, aplicar líquido lavavajillas, dejar pasar unos minutos y luego lavar la prenda.

Otra opción es frotar con un trapo empapado en alcohol y luego lavar como siempre.

Si queda cerco colocar papel absorbente para después planchar sobre el mismo con suavidad. Por último lavar con agua y jabón con normalidad.

 

Mancha de polen

Aplicar un trapo mojado con alcohol de quemar.

 

Mancha de quemaduras

Utilizar cebolla cruda sobre la mancha cortada en la zona, después lavar la ropa a mano.

Si es algodón blanco frotar la zona amarilla con un trapo mojado con una mezcla de  agua oxigenada 10 vol y agua fría. Utilizar ese mismo trapo para ponerlo sobre la zona y pasar la plancha por encima a temperatura suave, por ultimo lavar como siempre.

 

Mancha de quemadura de cigarro

Para prendas de algodón blanco grueso frotar con un trapo humedecido en agua oxigenada 20 vol., luego aclarar con lejía y más tarde con agua templada.

Si es lana o seda usar jabón de Marsella en seco, dejar reposar unas dos horas y luego lavar normalmente.

 

Mancha de resina

Aplicar un trapo humedecido en una mezcla de agua oxigenada y agua a partes iguales.

 

Mancha de rotulador

*Para algodón blanco

Aplicar un trapo humedecido en agua y detergente, luego aclarar en lejía, por último lavar con normalidad.

*Algodón de color

Aplicar un trapo humedecido en agua y detergente, luego aplicar otro paño impregnado en alcohol o en leche templada o jugo de limón.

*Fibras artificiales y sintéticas

Aplicar un trapo humedecido en agua con vinagre blanco, luego aclarar y lavar.

*Lana

Aplicar un trapo humedecido en jugo de limón.

 

Mancha de rotulador permanente

Con acetona
Aplicaremos acetona a la zona y secaremos con una toalla hasta su desaparición.

Con un quita grasas
Aplicar un quita grasas a la zona, luego secaremos con una toalla.

Con vinagre
Sumergir la zona en vinagre blanco durante una 1 hora y después lavar como de costumbre.

Con cremor tártaro
Hacer una pasta con crémor tártaro y jugo de limón, ponerla sobre la zona y dejar reposar 60 minutos. Luego lavar la prenda.

 

Mancha de sangre

Sumergir rápidamente durante un cuarto de hora en agua fría con jabón líquido; luego aplicar un trapo mojado en amoníaco y por último lavar como siempre.

También se puede sumergir la prenda en una mezcla de agua y agua oxigenada.

Si la mancha no es reciente y está seca aplicar agua con sosa en cristales, luego aclarar y lavar con normalidad.

Para tejidos teñidos aplicar suero fisiológico, enjugar y lavar con normalidad.

Con ropa de seda aplicar un trapo mojado en alcohol.

 

Mancha de suavizante

Aplica jabón de Marsella, cuanta más espuma haga mejor,  luego aclarar y lavar como siempre. Repetir las veces que se necesite.

 

Manchas de sudor

Lavar la zona con agua caliente y jabón, si hay manchas amarillas echaremos un poquito de sal, frotar y lavar como normalmente.

Si la prenda es blanca se puede utilizar un trapo mojado en agua oxigenada o bien lejía en vez de la sal.

Si es tejido delicado aplicar un trapo mojado en jugo de limón mezclado con agua. Dejamos secar y luego lavamos.

Para evitar decoloraciones sumergir lo antes posible la ropa en vinagre blanco con agua a partes iguales.

Otro método es con calor, aplicar polvo de talco y planchar suavemente encima de la mancha, cepillar y lavar con normalidad.

 

Mancha de tinta

Varias alternativas:

  1. Quitar lo máximo posible mojando la prenda en leche.
  2. Mezclar limón con sal y aplicarlo directamente en la mancha.
  3. Aplicar laca de pelo y lavar a continuación la prenda.
  4. Hacer un pasta con agua oxigenada con bicarbonato, aplicar la mezcla y dejar reposar unos minutos, luego lavar la prenda.

Para algodones blancos usar alcohol, o en su defecto lejía diluida en agua.

Con tejidos de color de algodón usar vinagre blanco mezclado con agua.

Y en tejidos sintéticos probar con zumo de limón.

 

Mancha de tinte

Mezclar agua con hidrosulfato al 5%, aplicar sobre la zona, aclarar y lavar.

Si está muy reciente aplicar alcohol y frotar la zona hasta su desaparición.

Si el tinte tiene base de agua aplicar un champú anti tinte y si esta seca aplicar jabón limpia baños.

Si la mancha de tinte es profunda aplicar un trapo mojado en éter y luego lavar con normalidad.

 

Mancha de Tipp-Ex

Raspar la zona  lo máximo posible. Mojar con esencia de terebentina y después lavar con jabón y un poquito de amoníaco.

También podemos quitarlo con un trapo mojado en alcohol.

 

Mancha de vómito

Quitar lo máximo posible antes de proceder a lavar.

Si aún está mojado poner papel absorbente encima. Si está ya seco cepillar suavemente, también probar a aplicar amoníaco al 28%, o bien con agua oxigenada.

Después poner la ropa en agua fría con vinagre blanco a remojo durante una hora, aplicar un quitamanchas a la zona y lavar con normalidad.

Otra posibilidad es mezclar bicarbonato con agua y aplicar a la mancha, dejar reposar un cuarto de hora y lavar normalmente.

Para prendas de lana usar aguar con vinagre blanco.

En tejidos sintéticos, lana o seda usar esencia de trementina para quitar la mancha.